Spa: Masaje relajante en espalda

Los masajes son una forma ideal de recompensar un cuerpo cansado, este es el beneficio más atribuido a esta práctica.
Ayudan a controlar la ansiedad y la depresión, reducir los niveles de una hormona llamada cortisol, que se libera como respuesta al estrés y, por lo tanto, levantan el ánimo y disminuyen la presión arterial. Por otro lado, pueden estimular la serotonina y la dopamina, dos neurotransmisores relacionados con la depresión.
Alivian el dolor. Existen estudios que aseguran que los masajes ayudan a aplacar el dolor crónico en la espalda. También han sido vinculados a una disminución en la rigidez, a la vez que mejoran la movilidad de las personas que sufren osteoartritis.
Mejoran el sueño, ya que parece ser que aumentan las ondas deltas del cerebro, que están relacionadas con el sueño profundo.

Aumentan la inmunidad. Cuando una persona vive un periodo de estrés, es muy típico que caiga enferma. Pues resulta que los masajes pueden evitar esto, ya que se ha comprobado que las personas que disfrutan de sesiones de masajes experimentan cambios mesurables en las respuestas de su sistema inmune y endocrino.

Mejoran el estado de alerta. Un estudio demostró que las personas que reciben masajes registran un aumento en la velocidad y precisión para realizar cálculos matemáticos.
Reducen los dolores de cabeza. Las terapias de masajes son efectivas para las migrañas por partida doble: disminuyen su cantidad y atenúan sus molestias.Los masajes son particularmente útiles para las personas que deben tratarse enfermedades serias como el cáncer, ya que varios estudios han demostrado que alivian la fatiga, el dolor, la ansiedad, la depresión y las náuseas.

Leave a Reply